☰ Menú
OpenBeauchef

Universidad de Chile: foco de innovación y emprendimiento en los próximos años


Los desafíos de este siglo ponen a prueba a la humanidad en su capacidad de entendimiento, decisión y reacción frente a temáticas que afectan a todos los ciudadanos y especies a nivel global. Por lo mismo, la necesidad de cooperación y de búsqueda de soluciones de beneficio común se hace día a día más imperativa.

La crisis financiera del año 2008 considerada por muchos economistas como la peor desde la Gran Depresión de 1930, el hecho que en Copenhagen (2009) la comunidad científica internacional haya consensuado que un aumento de la temperatura de dos grados centígrados por encima de los niveles preindustriales colocará a la Tierra en un terreno peligroso y desconocido cuando actualmente vamos camino al aumento de cuatro grados o más, un índice de Gini de inequidad global de entre 0.61 y 0.68, más de 1 billón de personas viviendo en extrema pobreza y alrededor de 800 millones de personas sin acceso a agua potable en el mundo, una superficie de tierra deforestada equivalente al tamaño de Grecia cada año, una cadena alimenticia no optimizada donde un tercio de comida producida se perdió o botó antes de ser consumida mientras que al mismo tiempo cerca de un billón de personas sufren de hambre, crisis de representatividad ciudadana y acceso a educación de calidad, y pérdida de biodiversidad, son algunos de los desafíos a los que me refiero.

Hace ya varias décadas venimos escuchando acerca de conceptos como desarrollo sustentable, sostenibilidad o sustentabilidad, los que pudiesen orientar los lineamientos estratégicos, políticos y técnicos hacia sociedades y progreso de bienestar. La interrogante natural subsecuente sería: ¿qué significan estos conceptos? La Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de las Naciones Unidas define en 1987 «el desarrollo sostenible como la satisfacción de las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades». La Red Campus Sustentable de Chile, de instituciones de educación superior que trabajan colaborativamente por la sustentabilidad a nivel universitario en nuestro país y donde la Universidad de Chile tiene representación, entiende la sustentabilidad como una construcción colectiva mediante la cual la humanidad aspira a la posibilidad que el ser humano y otras formas de vida prosperen en el planeta de manera perpetua.

Este par de definiciones nos muestran ciertos matices existentes en el debate societal y académico respecto de la sustentabilidad, pero al mismo tiempo se hace bastante evidente la existencia de elementos clave y comunes en las múltiples definiciones de sustentabilidad existentes: las necesidades de la generación presente, las necesidades de las futuras generaciones, las necesidades del mundo natural, y la necesidad de mantener la integridad y coherencia entre tales sistemas. Lo anterior considerando siempre al menos las dimensiones social, económica y ambiental, en búsqueda de relaciones y sinergias entre ellas.

Una vez identificados y caracterizados los desafíos, y los conceptos que brindan un posible marco conceptual de acción, nos planteamos cómo operacionalizar e implementar mecanismos efectivos. Allí es donde aún estamos en deuda a nivel local y global, y donde desde mi perspectiva debiésemos estar enfocando la docencia, investigación y emprendimiento en la Universidad de Chile.

Claudia Mac-Lean, Ingeniero Civil Industrial UCh, Magíster en Ingeniería para la Sustentabilidad U. Cambridge, Encargada Oficina de Ingeniería para la Sustentabilidad FCFM.


Subir