☰ Menú
Open Beauchef

Hacia una economía basada en el conocimiento


“El sesenta y cinco por ciento de los alumnos que están en el colegio hoy estudian para empleos que aún no se han inventado.” (1)

¿Por qué está sucediendo esto? Principalmente por la fuerte irrupción de las tecnologías de la información desde fines de los años noventa que ha permitido cada vez con más rapidez, que el conocimiento esté al alcance de todo el mundo.

Año tras año los trabajos tradicionales se ven sobrepasados por la capacidad de nuevas máquinas y programas que permiten hacer las tareas de forma más rápida, más eficiente, más económica y hasta en algunos casos directamente desaparecen.

El conocimiento ya no se imparte sino que está “en todas partes” y como diría el dicho “quien busca encuentra”.  En los tiempos que corren, el que quiere saber algo simplemente lo busca en la red.

Internet es una gran red de conocimiento pero las personas, las empresas y las casas de estudios aún no logran ponerse al día e incorporar su potencial dentro de sus actividades tradicionales.

Para el caso de las empresas, la gran mayoría sigue intercambiando información mediante correos electrónicos, repitiendo contenido y recargando las redes y sin embargo existen muchas herramientas de tipo colaborativo que son mucho más eficientes para compartir conocimiento entre sus empleados. En un intento por explicar porque sucede esto encontramos dos explicaciones básicas: La primera es que las personas son reacias a los cambios y la segunda es que las organizaciones jerárquicas tipo silos no favorecen el intercambio de conocimientos.
Una organización primaria en forma de red es una Comunidad de Práctica, que en definitiva es un grupo de personas con un interés común que comparten conocimientos abiertamente, pero generalmente estas comunidades nacen espontáneamente fuera de las organizaciones… ¡y funcionan!

Para el caso de las casas de estudios, también es hora que cambien su modelo de enseñanza, menos orientados inicialmente a los conocimientos técnicos y más orientados a preparar a sus alumnos a enfrentar esos desafíos que aún ni siquiera imaginan.

En Estados Unidos ya hay Universidades disruptivas que parten enseñando temas basados en cuatro pilares: Pensamiento Crítico, Pensamiento Creativo, Capacidad de Comunicación e Interacción efectiva.

¿Por qué? Porque preparan a los alumnos a saber actuar en el medio en que se desenvolverán en los próximos años. ¿El conocimiento?  Eso está al alcance de la mano, pero hay que saber que hacer con él.

1. Fuente: Departamento de estudios laborales de EEUU


Subir